ILUMINAR CASA SIN ELECTRICIDAD

 

 El tema de intentar iluminar una parte de la casa sin tener que hacer obra o llamar a un electricista es algo importante.

   Como siempre he dicho, nada mejor que la electricidad, de momento, para poder iluminar correctamente, pero, si no es posible, os voy a dar unas cuantas opciones:

   Una de las opciones son las PLACAS SOLARES. Ya empieza a venir gente preguntado por este sistema.  Lo mejor es hablar con un experto y te asesore en tus necesidades reales, pero en lo que consiste es en usar tu tejado para poner placas solares. Esas placas recogen la luz solar y generan una energía que acumula en una batería. Hay un montón de opciones y posibilidades. Como he dicho, lo mejor es hablar con un profesional. 

   Baterias y generadores. Suelen necesitar gasoleo, que no es lo mejor en estos momentos. El consumo es considerable y los motores suelen hacer ruido. En mi opinión, es la opción que yo menos consideraría.

   En la actualidad, han empezado a salir un sinfín de lámparas que se pueden cargar con Powers Banks. El problema de este sistema, es que necesitas un lugar para cargar el power Bank. Es una solución temporal. Este tipo de lámparas se suelen usar mucho en chill out.

   Si tienes una casa donde podes usar un tragaluz o claraboya, es una gran ayuda. De día te puede sustituir, perfectamente a cualquier lámpara normal. El problema es por la noche. Aunque algo de luz entra, nunca será suficiente para iluminar una estancia completa.

   Las claraboyas se instalan en los techos y facilitan el paso de la luz natural.

   Cuando vayamos a usar cualquiera de estas opciones, tenemos que tener en cuenta que, si se prepara la casa para esto puede ayudar mucho.

   Por ejemplo: Usar paredes y muebles de colores claros, cremas, blancos o colores pasteles. Siempre favorecen la claridad.

   Espejos que ayuden a proyectar tanto la luz natural, como la artificial.

   Puertas de cristal, ya que permiten es paso de la luz desde zonas exteriores. En algunas ocasiones se usan como si fueran ventanas, aunque no lo sean.

   Piso, o azules en colores claros y brillantes. Dan claridad a los espacios oscuros y cerrados.

   

Iluminación sin cables

  Esta semana, nos han estado preguntando por lámparas sin cables, o que no vayan directamente a la corriente eléctrica.

   Obviamente, una casa, es muy difícil de iluminar correctamente, si no le llega electricidad al lugar que quieres iluminar.

   Hasta el momento, que yo sepa, las únicas formas de iluminar una habitación es usando lámparas que funcionen con baterías. Es un sistema que está a la orden del día.

   Con cargadores de móvil, o puesto USB, podemos encontrar un montón de lámparas de diferentes formas y con diferentes intensidad de luz.

   Hay algunas que también, tienen sistema RGB, altavoz, e incluso los puedes usar con Google Home o Alexa.

   Son muy útiles cuando necesitas iluminar, sobretodo momentáneamente, una zona de tu casa, u oficina, y no tienes enchufe o cable donde conectarlo. 

   En la zona donde nosotros tenemos la tienda, hay mucha gente que las usa para iluminar terrazas y jardines en la época de verano. De manera que, incluso, pueden moverlas, a su antojo, en el caso de cambiar de ubicación.

   También se pueden usar en interior, pero hay que recodar que hay que cargarlas. Aunque, no he oido que la gente se queje del tiempo que duran esas lámparas encendidas, si que hay que tener en cuenta que, para algunas personas, es un problema tener que recordar cargarlas casi, todos los días.

   Las que nosotros vendemos, te permiten usar Powerbanks, así que puedes alargar la batería considerablemente.

 

¿Cuando cambiar lámparas led?

   

Una de las preguntas que nos hacen, habitualmente en la tienda es sobre el funcionamiento del LED y la durabilidad.

   Con la llegada del LED, hay que entender que la gran mayorías de las luminarias que aparecen en el mercado, llevan ya el LED integrado. Cuando eso sucede, es muy complicado la reparación de esa lámpara. Si es cierto, que , dependiendo del sistema, nosotros hemos conseguido reparar alguna. Siempre con las instrucciones del proveedor. Pero aún así, cuando una luminaria no tiene información sobre el tipo de LED que utiliza, ni los voltios a los que trabaja, es difícil la reparación, que no imposible.

   A la pregunta de cuando hay que cambiar las bombillas LED, es fácil la respuesta. La mas importante y destacable, es cuando no funcione. Aún así, hay otras ocasiones, en las que se puede observar que el LED, no funciona adecuadamente. Por ejemplo, cuando se ve reducida la luz que emite. Normalmente, nos damos cuenta tarde. Es decir, va reduciendo tan lentamente, que solo cuando es obvio que no vemos nada, nos saltan las alarmas.

   Otra de las veces, es cuando parpadea, o se visible que el LED tiene la mitad de los diodos apagados.  Hay que recordar que el LED, es tecnología pura y dura, y le afectan las mismas cosas que les afectan a las televisiones, neveras y electrodomésticos que tenemos en casa. Así que el hecho de que vendan estas bombillas como con gran durabilidad, aunque es cierto, no evita que tenga factores externos que la puedan hacer fallar.

   También es importante la calidad del LED. Nadie regala duros a cuatro pesetas, hay que ver los lumenes y las horas de vida de la luminaria para entender mejor que compramos. 

¿Que son lámparas ahorradoras?

 

   Empecemos diciendo que las lámparas ahorradoras son las, comúnmente llamadas, de BAJO CONSUMO. Hay diferentes tipos, pero el más conocido y usado, actualmente, es el LED.

   Antes de ponernos a explicar lo que es el LED, vamos ha hacer un pequeño repaso al tipo de bombillas ahorrados que aún podemos encontrar.

   Una de las bombillas mas populares, y que ya está obsoleta es el llamado BAJO CONSUMO. Son esas bombillas que están formadas por tubos de color blanco. Las podías encontrar en espiral o el lineal. Este tipo de bombillas se han estado usando durante muchísimo tiempo. Sustituyeron a las incandescentes, y a muchos halógenos. Pero su alto en mercurio, la hacían peligrosa y contaminante.

   Durante un pequeño espacio de tiempo, y hasta que, el LED, fue implantado del todo, pudimos ver las bombillas de ECOAHORRO. Este tipo de luminarias eran halógenos de alta eficiencia. Eso quería decir, que con menos vatios, te hacían la misma luz que las halógenas normales. Este tipo de bombilla dejo de tener sentido cuando apareció el LED.

 

   Hay gente, que me pregunta sobre los tubos fluorescentes. Deciros, que los tubos fluorescente son iguales que las BOMBILLAS DE BAJO CONSUMO. Tiene mercurio dentro, y nunca encienden en su totalidad a la primera. Siempre tienes que esperar un poquito para conseguir el 100% de luminosidad.

   Por eso mismo, las BAJO CONSUMO, comunes, los FLUORESCENTES, no se aconsejaban para lugares donde fuera solo entrar y salir. El mayor consumo de estas bombillas era el arranque. Una vez se estabilizaban el consumo bajaba notablemente.

  Y apareció el LED. Una locura, en un primer momento. Como todo lo nuevo, los precios eran desorbitados y, aunque se ahorra bastante, la luminosidad dejaba bastante que desear.

   Con el tiempo, el LED empezó a evolucionar. A mejorar tanto la luminosidad como los precios. Empezaron a ser mas asequibles y más estables. Los proveedores se atrevieron a buscar opciones, en LED, para todo tipo de bombillas.

   ¿En que consiste el LED?

   Podríamos definirlo como un material conductor capaz de emitir radiación electromagnética y convertirla en LED. Ya no hablamos de mercurio, ni de gases. Esto es ya tecnología.  Lo podemos encontrar en todo típo de nuevos aparatos y electrodomésticos. Hacen que el consumo se reduzca entre el 80% y el 90%.