como iluminar una cocina

   

   La cocina es una de las zonas mas importantes de la casa. Normalmente las personas, no son conscientes de la necesidad de la luz hasta que están cocinando de diario.

   Por esa razón, cuando vienen a nuestra tienda, les hacemos muchas preguntas. Sobretodo, para saber que necesidades tienes, y como es su cocina.

   Lo mas normal, lo que la gente más usa, son los downlights de led (empotrados), en las zonas centrales. Distribuidos de forma que no haya sombras y quede todo bien iluminado. Realmente, es una de las opciones mas fáciles, limpias y prácticas. Lo único que necesitas es que tu cocina tenga escayola, en el techo. 

    El color de la luz es variada, pero la mayoría eligen 6000K (Blanco). De un tiempo a esta parte, el color 4000K (Neutro), está repuntando bastante. Los blancos están empezando a quedarse en un segundo plano, para pasar a los neutros, que es una luz más parecida a la luz diurna normal.

   También hay que decir, que hay quien combina los downlightrs con los empotrables normales (ojos de buey). Seleccionando que va a ir en cada lugar, o la necesidad de diferente luminosidad en diferentes sitios, o situaciones.

    Por ejemplo, si no se tiene armarios encima de la encimara, normalmente se instalan empotrados con bombillas dicroicas para que la luz proyecte directa en el banco. Este tipo de bombillas son las que se llamaban focos. Tienen mas proyección, así que mejoran, bastante, la luminosidad en techos más altos.

   Al igual que hay clientes, que ponen, en la cocina todo downlights, también hay quien elige, instalar todo empotrados. Eso irá al gusto de cada persona, siempre y cuando, los techos sean normales. Si los techos son altos, se recomienda que los empotrados sean con bombillas LED COB, ya que su proyección es mayor.

   Hay cocinas que no tienen escayolas. No es lo más normal, pero aún hay quien al construir se olvida de las cocinas. Así, que en esos casos, hay quien opta por los plafones de superficie. Ahora ya existen plafones de LED que suplen, perfectamente, a los antiguos. Su luminosidad es mayor y, también, son muy limpios y prácticos.

   Dependiendo del estilo de la cocina, hay quien elige usar colgantes. Con este tipo de lámparas hay que recordar, o tener en cuenta, que suele hacer sombras en algunas parte de la cocina. Su luz no es homogénea, por lo que se suele necesitar ayudar con algo más. Si las cocinas son pequeña, a veces, es suficiente, pero, normalmente, siempre hay sombras.

   El color de las luces, como hemos dicho antes, suelen ser blancas o neutras. Muy rara vez, un cliente elige cálidas. 

   Hay que recordar poner luz en una de las zonas, donde, casi todo el mundo se olvida. Solo se dan cuenta cuando se ponen a cocinar: La encimara. Tengas o no armarios, es recomendable tener una luz que dirija la luz, a la zona de trabajo. Las luces centrales suelen hacernos sombra porque las tenemos a nuestras espaldas. Como he explicado antes, si no se tiene armarios, se pueden usar empotrados con luces que proyecten en el banco de trabajo. Si se tiene armarios, se recomiendo instalar, en la parte de abajo una luz que permita iluminar el banco.

   Las luces dentro de los armarios, es algo que se está usando mucho. Antiguamente, no había este tipo de luces, pero con la tecnología LED, se están instalando tiras de led o empotrados muy pequeñitos, con sensores para que se enciendan cuando se abra la puerta.

   Como podeis observar, hay una gran variedad de posibilidades. Aún hay más, dependiendo del gusto del cliente, o de la imaginación que se tenga. Realmente, todo vale. 

   

como iluminar un salón

   Los salones se han convertido en una de las partes mas importante de la casa. Pasamos gran parte de nuestro tiempo libre allí.

   Hay gran variedad de ideas para poder iluminar esta parte de la casa. Aunque, principalmente la gente elige los empotrados, o ojos de buey, también existen otras alternativas.

   Empecemos por los empotrados:

   Es lo mas común, y hay que tener en cuenta diferentes cosas. Primero, es importante que en el techo haya escayola. Es lo mas cómodo. Una vez averiguado que hay escayola, es importante decidir donde queremos hacer los agujeros. Hay diferentes opciones: Centrados o en los laterales.

   Dependiendo del tipo de luz que queramos, se usará una opción u otra. Por ejemplo, los centrales, se usan, no solo para ambientar sino, también para iluminar. Muchas veces, incluso con regulación o en diferentes encendidos.

   Cuando se usan con regulación, hay que tener en cuenta, que si se va a usar LED, hay que advertir que el regulador esté preparado. Al contrario, si se va a encender en diferentes encendido,  solo hay que hacer una partición del interruptor. Elegir cuales se encienden con un interruptor y cuales se encienden con otro. Por ejemplo, en un conjunto de 6, se pueden intercalar 3 encendidas en 1 interruptor, y 3 en otro interruptor. De manera que se pueda jugar con la cantidad de luz, dependiendo del momento.

   Los empotrases laterales, suelen estar pegados a la pared, y son más para ambientar que para iluminar. También se pueden regular o partir en diferentes encendidos. Algunas personas los usan para iluminar cuadros al mismo tiempo que ambientan el salón.

   Los colores de la luz, en general, en los salones se suele recomendar colores neutros o cálidos. Hay que recordar, que los salones son zonas para relajarse, así que se debería de evitar los colores excesivamente blancos.

   Las Tiras de Led:

   Muy de moda, ultimamente. Este sistema tiene sus pros y sus contras. 

   Casi siempre se suele esconder en una escayola que está alrededor del salón. Son luces ambientales. Normalmente en luz neutra, cálida o en RGB (cambio de color). Requiere una preparación previa y se recomienda que vaya con un perfil de aluminio para que disipe el calor. Es importante, ya que es una de las causas por las que la tira puede estropearse. 

   También hay que tener en cuenta, que cuando una tira de led deja de funcionar, la sustitución es mucho mas complicada. Casi siempre hay que cambiar entera.

   Pies de Salón: 

   Los pies de salón son una alternativa práctica y económica, ya que no requiere ningún profesional para instalarlo. Normalmente lo compras, lo montas y lo enchufas.

   Sirven como luz de ambiente y como ayuda cuando no se tiene punto de luz central. Los hay de muchas maneras, pero los que más se suelen usar, son los ambientales, de lectura o centrados.

   Los ambientales, ya nos lo podemos imaginar. Suelen ser básicos que llevan una o dos bombillas. Los de lectura, suelen tener, una luz central y un bracito, con una pequeña luz, que sirve como ayuda para lectura. Y la tercera opción son los centrados. A estos muchas veces se les llama, en arco. Todos hemos podido ver este tipo de pies. Se usan sobretodo, cuando no se tiene luz central y se necesita llevar la luz hacia un punto encima de la mesa, por ejemplo.

   Sobremesas:

   Las grandes salvadoras en muchas ocasiones. Al igual que los pies de salón, no se necesita ningún electricista para instalarlas. Son una mesa, cómoda, o mueble donde ponerla, solo hace falta montarla y enchufarla. Estas luces no suelen llamar la atención, son siempre ambientales.

   Plafones:

   Siempre ha sido una buena opción, pero actualmente, teniendo en cuenta la cantidad de plafones con diferentes sistemas que existen, se ha acentuado esta opción. Ahora, con la llegada del LED, los plafones tiene la capacidad de encenderse y apagarse con un mando, también regular la intensidad y cambiar de color. Los podemos encontrar con RGB y con altavoz. Con la llegada de Alexa y Google Home, también podemos encontrar este sistema para encenderlos y apagarlos dándoles ordenes o, a través de la tableta o el movil. Toda una revolución que aún está por llegar.

   Lámparas:

   Es la menos usada. Suelen colgar bastante, y en los techos de las casas normales, normalmente suelen terminar molestando. 

   A veces, cuando el techo es muy alto, o la decoración muy clásica, se suele poner alguna lámpara en el salón, pero no es la opción que se suele tener.

   Colgantes:

   Esta opción, aunque, últimamente no es la más usada, sí que suele ser una alternativa al igual que el plafón. Ya existen los colgantes con LED incrustado, aunque los más vendidos son los que  tienen la opción de poner una bombilla LED. 

   He podido comprobar, en mi tienda, que muchos clientes, prefieren que el LED no vaya incrustado, y así tener la opción de poder cambiar la bombilla, si así lo necesitan. Así pueden jugar con el color y la cantidad de luz. Y teniendo en cuenta, que ya existen bombillas para Alexa y Google Home, ya hay muchos que le añaden esta tecnología para poder manejarla desde su tableta o su móvil.

   Ventiladores:

   Todos se acuerdan de ellos cuando llegar el verano, pero realmente, es una muy buena opción. Ya he escrito sobre esto, pero si no se quiere usar el aire acondicionado, el ventilador es la mejor opción para el verano. 

   Anteriormente, las luces de los ventiladores dejaban mucho que desear, pero, actualmente ya existen ventilador con luz LED, que iluminan igual que un plafón. 

   También han salido ventilador, que esconden sus alas cuando no los necesitas, así que, en invierno, se convierte en plafones de LED normales. También los hay con cambio de color y con altavoz. 

   Los ventiladores, en mi zona, por lo menos, es una muy buena opción, que elige mucha gente.

   Tiras de LED detrás de la tele:

   Otra opción que me están pidiendo mucho últimamente, son las tiras de led para detrás de la televisión. Yo la tengo en mi casa, y la verdad es que te dan una luz ambiental bastante interesante. Las puedes tener de un solo color o con RGB.

 

   Estas son las opciones que más se suelen usar, pero la imaginación está al alza. Todos podemos iluminar nuestro salón de múltiples maneras. Solo hay que atreverse.

 

 

 

 

 

ventilador de techo: comprar

 Cuando empieza a llegar el calor, una de las cosas en las que pensamos es en no sudar. En verano, se convierte en nuestro principal reto. 

   Esa es una de las razones, por las que muchas personas buscan comprar un ventilador. Hay que pensar siempre, que los ventiladores no proporcionan aire fresco, sino que mueven. Es decir,  si hace calor, el aire que moverá, no tiene porque ser fresco, puede ser aire caliente, o aire a temperatura media. Aún así, hay personas que utilizan el aire acondicionado a baja potencia y se conectan el ventilador para mover ese aire fresco.

   Personalmente, no uso las dos cosas a la vez. Prefiero usar solo el ventilador, ya que el aire es mas natural. Esa es una decisión personal de cada uno.

   Cuando me preguntan sobre donde comprar ventiladores, siempre aconsejo que vayan a tiendas donde hayan profesionales. Ellos sabrán guiarte en tus necesidades y te darán toda la información necesaria. Además de saber quien te está proporcionando la garantía de ese ventilador. Hay que tener en cuenta, que un ventilador, si es bueno, puede durarnos toda la vida. 

   Para elegir el ventilador adecuado, recomiendo saber los metros cuadrados, de la habitación donde los vais a instalar, que tipo de techo hay, su inclinación y que uso pretendéis hacer de él.

   Dependiendo de los metros cuadrados de la habitación, se os aconsejará un tipo de tamaño u otro. Una de las preguntas mas frecuentes, que nos hacen en la tienda, es cual es la diferencia entre los tamaños. Bueno, básicamente la diferencia es lo lejos que llega el aire cuando está encendido. Cuando mas pequeño es, mas se concentra en una zona reducida; cuando mas grande es, mas lejos llega el aire.

   También me preguntan por el número de aspas. La realidad, es que el número de aspas no influye en la cantidad de aire. Lo realmente importante, es el motor que tenga el ventilador. Hay ventilador con 5 aspas, cuyo ventilador es mas lento, y no por eso, produce más aire.

   Ventiladores con luz o sin luz, otra gran pregunta. Eso va a depender de la necesidad que tengáis. Se suelen vender mas con luz, ya que no hay mucha diferencia en los precios, pero, si que es cierto, que no siempre un cliente quiere o necesita la luz.

   Techos inclinados, con vigas, con escayola. Todas esas dudas son simples. En todos esos tipos de techo, se pueden instalar ventiladores.

   En los techos inclinados, solo hay que buscan ventiladores que no sean fijos. Es decir, que en el floren tengan la bola. Normalmente, a no ser que la inclinación sea imposible, se suelen poder instalar.

   Los techos con vigas, también tienen solución. Hay que decidir si se quiere instalar en la viga o en el techo. Si se decide instalar en la viga, es fácil, solo hay que asegurarse que la viga es lo suficientemente ancha para que quepa el florón. Si se decide instalar en el techo, hay que ver si es plano o es abovedado. Si es abovedado, no lo aconsejo. Balanceara muchísimo y su estabilidad será dudosa. Pero si el techo es plano, solo tendrás que medir la distancia entre el techo y la viga. 

   No es mi opción preferida, por que si no hay una distancia my corta, muchas veces hace bolsa y no recoge bien el aire para dirigirlo hacia abajo. Hay que estar muy segura de que la distancia es la correcta. A veces, cuando lo instalan en este tipo de techos, y tienen vigas a los lados, y las vigas son largas, el ventilador no consigue recoger bien el aire para llevarlo hacia abajo. Y muchos clientes se quejan. No es problema del ventilador, es problema del lugar donde está instalado. 

   Cuando se va a una tienda profesional, está es una de las informaciones que os deberían dar cuando tenéis vigas. Es importante.

   Existen palos extensores que, a veces, nos pueden solucionar un problema de altura. Por eso también es importante la altura a la que vaya el ventilador. No solo por si el techo es muy alto, sino, también por si el techo es muy bajo. Hay ventiladores que tienen palos mucho mas cortos, e incluso que se les puede quitar para instalarlos, casi, directamente al techo.

   El material de las palas no es importante si lo vas a usar en interiores. Se recomienda que en exterior no se usen palas de madera, a no ser que estén preparadas. La humedad puede hacer que las palas se vayan arqueando con el tiempo, sobretodo si está en una zona exterior, como terraza o jardín.

   El mejor material suele ser el plástico o aluminio.

   

Iluminación sin cables

  Esta semana, nos han estado preguntando por lámparas sin cables, o que no vayan directamente a la corriente eléctrica.

   Obviamente, una casa, es muy difícil de iluminar correctamente, si no le llega electricidad al lugar que quieres iluminar.

   Hasta el momento, que yo sepa, las únicas formas de iluminar una habitación es usando lámparas que funcionen con baterías. Es un sistema que está a la orden del día.

   Con cargadores de móvil, o puesto USB, podemos encontrar un montón de lámparas de diferentes formas y con diferentes intensidad de luz.

   Hay algunas que también, tienen sistema RGB, altavoz, e incluso los puedes usar con Google Home o Alexa.

   Son muy útiles cuando necesitas iluminar, sobretodo momentáneamente, una zona de tu casa, u oficina, y no tienes enchufe o cable donde conectarlo. 

   En la zona donde nosotros tenemos la tienda, hay mucha gente que las usa para iluminar terrazas y jardines en la época de verano. De manera que, incluso, pueden moverlas, a su antojo, en el caso de cambiar de ubicación.

   También se pueden usar en interior, pero hay que recodar que hay que cargarlas. Aunque, no he oido que la gente se queje del tiempo que duran esas lámparas encendidas, si que hay que tener en cuenta que, para algunas personas, es un problema tener que recordar cargarlas casi, todos los días.

   Las que nosotros vendemos, te permiten usar Powerbanks, así que puedes alargar la batería considerablemente.

 

¿Cual es la iluminación adecuada para oficinas?

  Constantemente, vienen a nuestra tienda, personas que necesitan mejorar, incrementar o instalar nuevas luminarias en su puesto de trabajo.

   Una de las cosas, a tener en cuenta, cuando se busca iluminar zonas de trabajo, es buscar un confort y bienestar visual. Al final, una mala iluminación puede crear problemas de vista.

   Una buena iluminación es esencial para la productividad y el ahorro energético de la empresa.

   Los colores lumínicos mas recomendados están entre los 3000 y 4000K, aunque tengo que admitir, que hay muchas personas que prefieren los 6000K.

   Los tonos de 3000K, son más cálidos y los 4000K, es el tono de luz que se asemeja más a la luz de día normal, aunque, dependiendo de que empresa, la llaman luz blanca.

   Hay que tener en cuenta la altura a la que se van a instalar las lámparas, ya que una altura excesiva, puede impedir que la luz necesaria llegue, de forma correcta a los puestos de trabajo. En techos altos, es recomendable, usar lámparas suspendidas.

   También es importante, destacar, que se puede ayudar a la luz general, de la sala, con luces individuales en los puestos de trabajo. Desde flexos a colgantes centrados en las mesas. A veces son una buena opción para central la luz en puestos muy concretos.

  Usar bien de salón, o apliques, para conseguir un ambiente mas acogedor, y relajar la zona de trabajo, también es algo recomendado. Al final, es un lugar donde se pasan largas horas. Si se desea conseguir un buen ambiente y conseguir, del puesto de trabajo, un lugar mas acogedor, se recomienda jugar con luces indirectas.

   En los pasillos y zonas de paso, no se necesita tanta luminosidad como en la zona de trabajo, así que, se suelen usar luces con menos lumenes. Hay que recordar, que los pasillos son zonas más estrecha y, a luz suele ser mas centrada.

   En la zona de archivos, se necesita una luz más general. Más luminosidad que en los pasillos, pero menos que en la zona general de trabajo.

   También habría que diferenciar que se realiza en las mesas que se van a iluminar, por ejemplo, en una zona de administración, se necesitará un tipo de luz, y en una zona donde se vaya a diseñar o dibujar, se necesitará otro tipo de luz. En las zonas de diseño y dibujo, se suele aumentar la luz, ya que se necesita mas visibilidad.

   Las salas de reuniones, se considera una zona general. La luminosidad puede ser similar a la zona de administración, o , en algunos casos, se requiere una zona con un ambiente mas acogedor. Por esa razón, en algunas salas de reuniones, se deja correr la imaginación y se usan lámparas con un poquito de diseño que caigan encima de la mesa. Hay muchas opciones para este tipo de estancias.

   Aún con todo lo que os he contado, siempre hay que tener dos cosas en cuenta. La primera es que la luz tiene que ser uniforme, y con las menos sombras posibles. Y la segunda, es conseguir la mejor luz directa posible encima del puesto de trabajo.

   Para la zonas generales, se suelen usar Downlights, empotraban, lámparas colgantes, plafones con tubos de LED, o plafones con led incrustado.

 

   

   

¿Cuando cambiar lámparas led?

   

Una de las preguntas que nos hacen, habitualmente en la tienda es sobre el funcionamiento del LED y la durabilidad.

   Con la llegada del LED, hay que entender que la gran mayorías de las luminarias que aparecen en el mercado, llevan ya el LED integrado. Cuando eso sucede, es muy complicado la reparación de esa lámpara. Si es cierto, que , dependiendo del sistema, nosotros hemos conseguido reparar alguna. Siempre con las instrucciones del proveedor. Pero aún así, cuando una luminaria no tiene información sobre el tipo de LED que utiliza, ni los voltios a los que trabaja, es difícil la reparación, que no imposible.

   A la pregunta de cuando hay que cambiar las bombillas LED, es fácil la respuesta. La mas importante y destacable, es cuando no funcione. Aún así, hay otras ocasiones, en las que se puede observar que el LED, no funciona adecuadamente. Por ejemplo, cuando se ve reducida la luz que emite. Normalmente, nos damos cuenta tarde. Es decir, va reduciendo tan lentamente, que solo cuando es obvio que no vemos nada, nos saltan las alarmas.

   Otra de las veces, es cuando parpadea, o se visible que el LED tiene la mitad de los diodos apagados.  Hay que recordar que el LED, es tecnología pura y dura, y le afectan las mismas cosas que les afectan a las televisiones, neveras y electrodomésticos que tenemos en casa. Así que el hecho de que vendan estas bombillas como con gran durabilidad, aunque es cierto, no evita que tenga factores externos que la puedan hacer fallar.

   También es importante la calidad del LED. Nadie regala duros a cuatro pesetas, hay que ver los lumenes y las horas de vida de la luminaria para entender mejor que compramos.